Esquemas

Leí una vez
que no se puede escribir sobre la felicidad
y me duele tener que afirmarlo,
pero fue desde la infelicidad
que me descubrí para escribir
y pude llegar hasta acá,
donde soy inmensamente
feliz.

Donde puedo ponerme en palabras,
donde puedo encontrarme
y darme todo lo que alguna vez
merecí.

Paradójico y hasta ilógico,
sentir que tuvieron que romperse
todos mis esquemas
para empezar de nuevo.

El ejemplo

Cuando leas esto
quiero que sepas
que te ganaste
todas las medallas
todas las vidas
y todos los destinos
en los que mi alma se vea involucrada.

Estoy rota por sentirme incompleta,
por no poder caminar
sin sostener tus alas,
por hacer de mi incompletud
tu fortaleza y tu refugio.

Quiero que sepas
que eso me pasa
por amarte más
y no me arrepiento
de ser quién un día
me gustaría que fueras.

Al fin y al cabo
alguien tiene que dar el ejemplo.

Lo simple

Lo simple
de tomarnos un mate
y sentir tu presencia
sabiendo que estas ahí.

Porque conozco tus ausencias
como un arte de hacer presencia
y en realidad mentir.

Lo simple
de tomarnos un mate,
escucharnos y sentir
que puede ser posible
volver a construir.

No pedía mucho
ahora lo entendí,
un mate
sabiendo que estas ahí.